Manifesto

Creamos The Alchemist Atelier porque creemos que hay que acercar el mundo de las fragancias a la gente, dejando que aquellos que lo han amado desde siempre puedan disfrutar de una forma activa de su pasión. Creemos en el poder de las fragancias para crear recuerdos y evocar emociones. Queremos despertar los sentidos de la gente a través de las fragancias creadas por ellos mismos.

Todos somos creadores

La creatividad es humanamente intrínseca. Cada uno de nosotros posee ideas únicas y una poderosa imaginación a partir de la cual podemos dar vida a conceptos totalmente nuevos. En The Alchemist Atelier, creemos que cualquier persona, en cualquier lugar, puede crear una fragancia a medida tan única como ella. Las posibilidades son infinitas, y eso es lo que nos entusiasma.

Juntos es mejor

La colaboración alimenta la creatividad. Nuestra filosofía de compartir y co-crear significa que el mundo de The Alchemist Atelier está siempre en evolución. No sólo hacemos posible que la gente cree fragancias únicas, sino que creamos una comunidad que fomenta las conversaciones, las interacciones y los descubrimientos. Juntos, realmente aprendemos algo nuevo cada día.

Nunca dejemos de explorar

Defendemos a los curiosos y a los exploradores. Tomamos el camino menos transitado sin poder esperar a ver a dónde nos lleva.

Búsqueda de la perfección

La calidad es la base de todo lo que hacemos. Sabemos que nuestros clientes buscan los mejores productos, y nosotros nos dedicamos a darles lo mejor. Primero creamos y luego elaboramos. Consideramos que la fragancia es una forma de arte que siempre evoluciona. Por eso perfeccionamos nuestras habilidades y seguimos mejorando. Esforzarnos es nuestra forma de trabajar.

Lo que nos proponemos conseguir

Un mundo en el que todos los amantes de los perfumes pueden ser creadores de perfumes, en el que pueden colaborar con una comunidad de personas con ideas afines y experimentar la fragancia como nunca antes.

Queremos transformar la forma en que se elaboran los perfumes: ponerlos en manos de la gente, para aprender mutuamente en cada paso del camino y realizar nuevos descubrimientos juntos.